En su intervención ante el Pleno del Congreso para pedir la quinta prórroga del estado de alarma, el jefe del Ejecutivo ha destacado que España está logrando vencer al virus gracias al «trabajo extremo de los sanitarios y el sacrificio de los españoles». El número de personas curadas -ha apuntado Sánchez- se multiplica mientras que los nuevos diagnosticados se reducen, y el 70% del país se encuentra ya en la Fase 1 del proceso de desescalada.

«Sin bajar la guardia, podemos afirmar que el estado de alarma ha funcionado y que el Plan de Desescalada está funcionando», ha manifestado.

El presidente ha recordado que los resultados de la primera fase del Estudio de Seroprevalencia revelan que la infección ha afectado de manera desigual a los territorios y solo al cinco por ciento de los españoles y que su letalidad se sitúa en torno al uno por ciento, con tasas más altas entre las personas mayores y con enfermedades previas. Esa investigación -ha indicado- demuestra que el estado de alarma ha beneficiado tanto a las zonas con más contagios como a las menos afectadas y también que el único camino para frenar la pandemia es el de la cautela y la seguridad.

Coordinación y lealtad institucional

«Hemos recuperado mucho terreno frente al virus -ha afirmado Sánchez-, pero sigue ahí, al acecho», por lo que es necesario mantener la prudencia y ampliar el estado de alarma, que deberá regir «hasta el momento en que resulte necesario condicionar parcialmente algunos derechos en aras de la salud pública y ni un día más».

El jefe del Ejecutivo ha insistido en la importancia de anticiparse a posibles rebrotes, seguir atendiendo al consejo de los expertos y actuar en cada fase de la desescalada con coordinación, colaboración, solidaridad y lealtad institucional. El Plan para la Transición hacia una Nueva Normalidad -ha añadido- es asimétrico, gradual y progresivo, pero la salida no puede ser desordenada. «Saldremos a distintas velocidades, pero saldremos unidos», ha asegurado.

En la nueva prórroga -ha explicado- la única autoridad delegada del Gobierno será el ministro de Sanidad que, asesorado por los técnicos del departamento y en conexión con las autoridades autonómicas, marcará los ritmos y las modalidades de la desescalada. Las comunidades, que siempre han mantenido la plena capacidad de gestión de sus competencias, irán ganando cada vez más protagonismo, y muy especialmente sus servicios de Atención Primaria, según ha detallado el presidente.

En su intervención ante el Pleno del Congreso para pedir la quinta prórroga del estado de alarma, el jefe del Ejecutivo ha destacado que España está logrando vencer al virus gracias al «trabajo extremo de los sanitarios y el sacrificio de los españoles». El número de personas curadas -ha apuntado Sánchez- se multiplica mientras que los nuevos diagnosticados se reducen, y el 70% del país se encuentra ya en la Fase 1 del proceso de desescalada.

«Sin bajar la guardia, podemos afirmar que el estado de alarma ha funcionado y que el Plan de Desescalada está funcionando», ha manifestado.

El presidente ha recordado que los resultados de la primera fase del Estudio de Seroprevalencia revelan que la infección ha afectado de manera desigual a los territorios y solo al cinco por ciento de los españoles y que su letalidad se sitúa en torno al uno por ciento, con tasas más altas entre las personas mayores y con enfermedades previas. Esa investigación -ha indicado- demuestra que el estado de alarma ha beneficiado tanto a las zonas con más contagios como a las menos afectadas y también que el único camino para frenar la pandemia es el de la cautela y la seguridad.

Coordinación y lealtad institucional

«Hemos recuperado mucho terreno frente al virus -ha afirmado Sánchez-, pero sigue ahí, al acecho», por lo que es necesario mantener la prudencia y ampliar el estado de alarma, que deberá regir «hasta el momento en que resulte necesario condicionar parcialmente algunos derechos en aras de la salud pública y ni un día más».

El jefe del Ejecutivo ha insistido en la importancia de anticiparse a posibles rebrotes, seguir atendiendo al consejo de los expertos y actuar en cada fase de la desescalada con coordinación, colaboración, solidaridad y lealtad institucional. El Plan para la Transición hacia una Nueva Normalidad -ha añadido- es asimétrico, gradual y progresivo, pero la salida no puede ser desordenada. «Saldremos a distintas velocidades, pero saldremos unidos», ha asegurado.

En la nueva prórroga -ha explicado- la única autoridad delegada del Gobierno será el ministro de Sanidad que, asesorado por los técnicos del departamento y en conexión con las autoridades autonómicas, marcará los ritmos y las modalidades de la desescalada. Las comunidades, que siempre han mantenido la plena capacidad de gestión de sus competencias, irán ganando cada vez más protagonismo, y muy especialmente sus servicios de Atención Primaria, según ha detallado el presidente.

Reformas legales para gestionar el seguimiento de la pandemia

El presidente del Gobierno, durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados

Congreso de los DiputadosPedro Sánchez ha subrayado que el estado de alarma es «plenamente legal» y no puede ser sustituido por un conjunto de leyes ordinarias en un momento de emergencia como el actual.

El Ejecutivo -ha agregado- sí está analizando qué normas deberían modificarse para garantizar una salida ordenada del estado de alarma, entre ellas, la Ley General de Salud Pública del año 2011 y la Ley de Seguridad Nacional de 2015. Estas reformas, si fueran necesarias, serían muy concretas y con la única finalidad de gestionar el seguimiento de la pandemia, una vez que se levante el estado de alarma.

El presidente se ha mostrado convencido de que existe un consenso político muy amplio sobre la necesidad de restablecer de manera paulatina y con seguridad el pleno derecho a la movilidad y el de reunión, así como la apertura sin restricciones de comercios, oficinas y empresas. Además, ha remarcado que el estado de alarma ha sido «absolutamente respetuoso» con los derechos individuales y es compatible con la «desescalada institucional» y el trabajo conjunto con los presidentes autonómicos, la Federación Española de Municipios y Provincias y los agentes sociales.

Recuperar los proyectos viables y los empleos

Pedro Sánchez ha sostenido que España está cada vez más cerca de recuperar «la vitalidad plena», pero ha resaltado las «terribles consecuencias económicas» de la pandemia, que afecta con mayor gravedad a las personas con situaciones más precarias y a quienes desarrollan actividades más expuestas al contacto social.

Desde el inicio de la crisis -ha señalado-, el Gobierno no ha dejado de aprobar medidas con el único objetivo de no dejar a nadie atrás», como la línea de avales del Estado a través del ICO, la ampliación del plazo de presentación de la declaración trimestral del IVA, la garantía de los suministros básicos para las familias en situación de vulnerabilidad, la prórroga automática de las prestaciones por desempleo, el permiso retribuido recuperable o el fondo especial no reembolsable para las comunidades autónomas, entre otras. El jefe del Ejecutivo se ha referido también al Acuerdo en defensa del empleo, una muestra de «la altura de miras de los agentes sociales», y al compromiso de poner cuanto antes en marcha el Ingreso Mínimo Vital.

El jefe del Ejecutivo ha afirmado que «asistir a quien lo precisa es capital, pero no es suficiente» y ha abogado por «ayudar a levantarse a los que tienen proyectos viables que se han visto interrumpidos» y por «reincorporar cuanto antes al trabajo a quienes pueden hacerlo». Esa debe ser una de las metas del Pacto Nacional de Reconstrucción Social y Económica, ha dicho Sánchez, que además ha abogado por orientar la actividad hacia un nuevo modelo productivo que apueste por la investigación, la educación, la transición ecológica y digital y el capital humano.

Una propuesta ambiciosa para reactivar Europa

Otro elemento clave para adelantar la recuperación es Europa, según ha subrayado el presidente. La solidaridad europea -ha indicado- es una de las mejores herramientas para combatir el coronavirus, pero también «para luchar por la idea de Europa en la que creemos».

El presidente del Gobierno, durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados

Congreso de los DiputadosEntre las medidas adoptadas por la Unión Europea, Pedro Sánchez ha destacado la flexibilización de los criterios de déficit público, el programa de compra de deuda pública lanzado por el Banco Central Europeo, las líneas de liquidez sin condiciones validadas por el Consejo Europeo del 23 de abril y la hoja de ruta de la Comisión Europea para una desescalada coordinada.

Sánchez también ha calificado de positiva la iniciativa conjunta de Francia y Alemania que incluye la creación de un fondo con un mínimo de 500.000 millones de euros en transferencias para los países y sectores más afectados por la crisis. El Ejecutivo -ha anunciado- espera que la Comisión Europea plantee en los próximos días una «propuesta ambiciosa» que sirva de base para un acuerdo con el que acometer la reactivación económica y social de Europa.

Reconocimiento a los representantes públicos

Tanto a escala europea como nacional, la unidad -ha declarado el presidente- es la «fuerza más poderosa» para salvar vidas en la crisis sanitaria y empleos y empresas en la crisis económica y social. «Hemos parado al virus unidos, debemos ahora culminar con unidad esa victoria y emprender también unidos la reconstrucción social y económica de España», ha mantenido.

El presidente del Gobierno ha expresado su reconocimiento a los profesionales y voluntarios que han luchado contra la pandemia, así como a los representantes públicos en todos los territorios, organismos, instituciones y escalas de la Administración, a quienes ha trasladado su comprensión hacia los errores que hayan podido cometer por la complejidad y la urgencia de la situación. El jefe del Ejecutivo ha pedido disculpas a los ciudadanos «por los errores propios» ante la excepcionalidad y la envergadura de la crisis, «con el mismo énfasis» con que respalda la gestión del Gobierno durante estas semanas.

«No hay satisfacción posible ante una crisis que comporta la pérdida de seres humanos», ha dicho Sánchez, que ha reiterado que se declarará luto oficial en el momento en que todo el país entre en la Fase 1 de la desescalada y se celebrará un homenaje público a las víctimas cuando existan condiciones de seguridad.

 

Fuente: La Moncloa

Share This